Los dioses chinos viajan en primera clase y tú no

Los dioses chinos viajan en primera clase y tú no

Headbang
Escrito por: Views: 2985

La experiencia de subir a un avión es algo magnífico, poder viajar en primera clase, lo vuelve todo un lujo y no cualquiera puede disfrutar de esos beneficios, porque tener un espacio más amplio, como bebidas y comida de mejor calidad, es algo con lo que no se puede bromear y que unos cuantos hemos tenido la fortuna de disfrutar.

Para muchos es el ticket dorado o un lujo que solo dioses se pueden dar, esto último puede ser un chiste pero realmente pasó. La imagen de estatua de una diosa china adornada con ropa de colores brillantes y un tocado extravagante se ha convertido en una sensación en las redes sociales gracias a la situación en la que se encontró a la deidad.

La diosa del mar china, Mazu, con una estructura de 1.80 m fue retratada como pasajera de primera clase en un viaje de Xiamen, sur de China, a Kuala Lumpur al inicio de una gira por Malasia y Singapur. Mazu y dos guardianes celestiales fueron escoltados por un grupo de 130 devotos que abordaron el avión para seguir con ánimos a la considerada la diosa de los pescadores.

Xiamen Airlines fue la encargada de hacer el vuelo placentero para la deidad a la cual le fue condicionada a sus necesidades los asientos, removiendo algunos de estos para su transportación adecuada y no sufriera ningún daño.

Lo impactante es que el costo de cada asiento en primera clase 2.091 yuanes, lo que serían alrededor de $300 dólares por cada asiento que ocupo la deidad que levanto el interés de los pasajeros y de las redes sociales, donde comentarios sobre la importancia de la religión o que nadie podía evitar el tráfico, fueron de los puntos que se le dieron a esta peculiar forma de viajar.

Después de una rigurosa revisión de poco más de cuatro horas por parte de los agendes de aduana del aeropuerto, podemos ver que nadie se salva de registrarse en las aduanas internacionales, ni los dioses.

Aunque no todo fue lujos, dado que llegando a Malaca la deidad tuvo que viajar en camión para llegar a su destino, a lo que sus 130 seguidores tuvieron que soportar el camino hasta llegar a la ciudad final, donde se realizaron oraciones por la llegada de la diosa.

Los organizadores de la gira decidieron traer Mazu a Malasia y Singapur para recorrer los templos chinos porque las grandes comunidades étnicas de los países reverencian a la diosa.

Queremos compartir la bendición de Mazu con tanta gente como sea posible, dijo Lin Jinbang, presidente del templo de los antepasados ​​Mazu en la isla de Meizhou en Fujian, un santuario de la diosa.

Así que recuerda que la próxima vez que viajes en avión no olvides que el día que pases a clase ejecutivo ya tendrás esa distinción de ser un dios chino, porque esos lujos solo se los pueden dar alguno cuantos.

las opiniones en HEADBANG