La nota chale del día: 1 millón de barriles de petróleo en medio del mar.

Escrito por: Serch

30 junio, 2020

Noticias

Un viejo, destartalado, agujereado y oxidado petrolero “fantasma” reposa, hamacado por las olas, en las aguas del Mar Rojo, esperando su final desastroso: hundirse, partirse o explotar. Abandonado con la única compañía de una cadena que lo mantiene en su lugar desde los años 80, frente a las costas de Yemen, el enorme buque tanque está cargado con más de un millón de barriles de petróleo. Si lo peor ocurre, el daño ambiental a la vida marina del Mar Rojo, las plantas de desalinización y las rutas marítimas internacionales será catastrófico.

Llegar al barco y examinar su situación es una aventura prohibida. Los rebeldes hutíes que controlan la zona donde el buque está amarrado niegan el acceso a los inspectores de la ONU, que buscan desesperadamente evitar el desastre.

Los documentos internos obtenidos por The Associated Press muestran que el agua de mar entró en el compartimiento de máquinas del petrolero, que no tiene mantenimiento desde hace más de cinco años, causando daños a las tuberías y aumentando el riesgo de hundimiento. La herrumbre, además, cubre partes de la nave y el gas inerte que impide que los tanques acumulen gases inflamables se ha escapado. Los expertos sostienen que el mantenimiento ya no es posible porque los daños son irreversibles.

Durante años, la ONU ha tratado de enviar inspectores para evaluar los daños a bordo del barco, conocido como FSO Safer, y buscar la manera de asegurarlo descargando el petróleo y remolcándolo a un lugar seguro.

Pero un diplomático europeo, un funcionario del gobierno yemení y el armador del buque tanque dijeron que los rebeldes hutíes lo han impedido. El diplomático señaló que los rebeldes están tratando el buque como un “elemento de disuasión similar a tener un arma nuclear”. Los tres hablaron a condición de mantener el anonimato debido a la sensibilidad del tema.

“En efecto, esto es lo que le dicen abiertamente a la ONU: ‘Queremos tener esto para echarle en cara a la comunidad internacional si nos atacan’”, dijo el diplomático. “Los hutíes decididamente son responsables de que la ONU no haya podido examinar el buque”.

El dinero también es un problema, explicó el diplomático, agregando que los hutíes al principio pedían millones de dólares a cambio del petróleo almacenado en el buque tanque. La ONU está tratando de llegar a un acuerdo mediante el cual el dinero se use para pagar a los trabajadores y los empleados de los puertos yemeníes en el Mar Rojo, añadió el diplomático.

Sin embargo, algunos expertos critican tanto a los hutíes como a la ONU por no comprender cabalmente la magnitud de la crisis que significa el barco abandonado.

Un memo interno reciente del gobierno que obtuvo AP muestra que este mes la empresa dueña del barco envió a un equipo de buzos para sellar los orificios del casco que permitían la entrada de agua de mar a la sala de máquinas.

Los buzos pudieron realizar las reparaciones, pero no está claro si el trabajo resistirá, según un informe del 13 de julio.

“Creemos que los sellos/tapones que se instalaron para impedir el ingreso de agua de mar a la sala de máquinas no aguantarán/resistirán mucho tiempo”, decía el informe.

Una carta de octubre de 2019 enviada por el ministro de Petróleo de Yemen –que está asociado al gobierno respaldado por Arabia Saudita- al primer ministro, y que AP tuvo a la vista, mencionaba otros problemas del buque tanque.

“El óxido ha cubierto algunas partes del petrolero además de los equipos, el sistema de extinción de incendios dejó de funcionar y lo más peligroso es que el gas que cubría el petróleo en los tanques se ha escapado. Se usaba para evitar que los tanques explotaran”, señalaba la carta.

La carta del ministro de Petróleo recomendaba tres estrategias para resolver el problema del buque: realizar reparaciones, bombear el petróleo hacia otro barco o remolcar el petrolero y descargar el petróleo en forma segura en otro puerto.

El ministro escribió que, debido al “estado de desintegración” de la nave, la mejor solución era remolcarlo a otro puerto.

“Les notificamos esta peligrosa situación para que hagan todo lo posible para alejar a Yemen y la región de estos peligros ambientales”, escribió.

“El desastre podría ocurrir en cualquier momento”, dijo. “Rescaten a Yemen de un desastre terrible e inminente que podría sumarse a las cargas que pesan sobre Yemen durante decenas de años y privar a miles de personas de su fuente de sustento y matar la vida marina en el Mar Rojo”.

Ojalá y pronto se resuelva esta situación.